Take a fresh look at your lifestyle.

Spiderhead y una nueva era de genios tecnológicos en el cine

0

Spiderhead, Chris Hemsworth interpreta a la última de un nuevo tipo de mente científica: atractiva, rica y peligrosa. Hubo un tiempo en que cualquiera que fuera etiquetado como un “genio” en una película tenía un estilo determinado. Eran excéntricos, a menudo con un conjunto de peculiaridades inspiradas en el paradigma de super inteligencia del siglo XX, Albert Einstein.

Doc Brown (Christopher Lloyd) en Regreso al futuro tiene el pelo loco de Einstein y Seth Brundle (Jeff Goldblum) en The Fly comparte su hábito de usar ropa idéntica todos los días para conservar la capacidad intelectual.

Los genios a menudo eran manipuladores del hogar, distraídos y no interesados en los asuntos del mundo. En el otro extremo del espectro, estaban los idealistas post-hippies, como Kevin Flynn (Jeff Bridges) en Tron.– en desacuerdo con los malos corporativos que intentan aplastar su sueño. Sin embargo, el último genio que ha aparecido en nuestras pantallas es una bestia bastante diferente. De hecho, es Chris Hemsworth.

Spiderhead y una nueva era de genios tecnológicos en el cine

En la nueva película de Joseph Kosinski, SPIDERHEAD, Hemsworth interpreta a Steve Abnesti, un genio farmacéutico/tecnológico que ha creado un conjunto de drogas que alteran las emociones.

En una instalación de la isla, Abnesti prueba estas drogas en convictos como Jeff (Miles Teller), quien se inscribió en el programa para salir del sistema penitenciario convencional.

Cuando el personaje de Hemsworth vuela en un hidroavión a su remota isla paradisíaca (filmada en Queensland, Australia), está claro que es una propuesta muy diferente a la de los profesores chiflados de antaño. Abnesti es más como un villano de Bond.

Su instalación de prueba/prisión es un palacio de hormigón, con una forma muy llamativa como un conjunto de genitales masculinos. En el interior, hay una política de «puertas abiertas» para los presos donde pueden disfrutar de bocadillos, máquinas recreativas y ping pong en un ambiente que invoca los míticos lugares de trabajo de los gigantes tecnológicos.

Sin embargo, con las versiones muzak de los mensajes motivadores de Steely Dan y Abnesti sonando a través de los parlantes, también se parece al hospital de One Flew Over the Cuckoo’s Nest.

Abnesti claramente no es uno de esos genios que luchan contra «el hombre»

Él es el hombre, aunque no querría que nadie lo supiera. Recuerda los cumpleaños de la gente y pincha a Jeff sobre la vez que le trajo un poco de talco para pies de atleta, una estratagema cómicamente pasivo-agresiva para ser visto como un «jefe genial».

Su automitificación acerca de hacer un mundo mejor hace eco de las palabras de tantos líderes tecnológicos contemporáneos. Tiene el barniz intocable de los superricos (la lancha rápida, el hogar aislado, los dientes perfectos) que cubre un amor mediocre por el rock de yates y algunos problemas serios con los padres.

Abnesti tiene momentos peculiares, interpretando autorreferencialmente a Thomas Dolby’s «Ella me cegó con la ciencia» antes de un experimento, pero él no es Doc Brown. Todo en él está preparado para el momento en que su empresa cotice en la bolsa de valores.

Hemsworth es una excelente opción para interpretar a Abnesti, aportando todo su carisma a un personaje que podría haber sido un estereotipo de científico loco. “La gente hermosa se sale con la suya”, le dice a Jeff cuando un prisionero atractivo llega tarde a un experimento, antes de admitir que ha sido culpable de lo mismo.

Oscar Isaac fue igualmente convincente como otro genio aislado en Ex Machina. En esa película, su búsqueda de la inteligencia artificial sugería un demiurgo que creaba vida para su propia diversión. Luego está el modelo mismo de un mago de la tecnología moderna, Tony Stark (Robert Downey Jr.).

Spiderhead y una nueva era de genios tecnológicos en el cine

Stark es un estafador de armas reformado con las mejores intenciones, aunque sus impulsos sobreprotectores a menudo conducen a la tragedia. Incluso Mark Ruffalo.

Los científicos simpatizantes de Bruce Banner y Louis Read (The Adam Project) están acosados por problemas emocionales que comprometen su trabajo. Los nuevos jugadores en los roles de científicos pueden ser más destacados que nunca, pero también son más complejos.

Lejos de la tontería cómica de Thor, Hemsworth aporta inteligencia motivada a Abnesti, aunque sus drogas que alteran las emociones son innatamente cuestionables.

Con nombres listos para la marca como «Luvactin», tienen el poder de hacer que los sujetos vean belleza donde no la hay o de desarrollar un miedo intenso, todo controlado por una aplicación de teléfono.

Las aplicaciones comerciales y militares masivas son demasiado claras. Abnesti regaña a su leal asistente, Verlaine (Mark Paguio), por pensar demasiado pequeño cuando sugiere que «Laffodil» se venda a los clubes de comedia.

En las últimas etapas de la película, una vez que los métodos de Abnesti se vuelven cada vez más coercitivos, Jeff le pregunta a Verlaine por qué elegiría trabajar para una persona así. “Hay tan pocos genios”, es la respuesta.

Spiderhead

Como una historia de advertencia de un líder tecnológico carismático, Spiderhead recordará al público a Elizabeth Holmes (Amanda Seyfried) en The Dropout. Al igual que Abnesti, Holmes disfraza sus actividades poco éticas con una presentación ingeniosa y la pretensión de buena ciencia.

Ella tiene seguidores leales que han comprado su culto a la personalidad, atraídos por la perspectiva de trabajar con un genio honesto. Abnesti se esconde de manera similar detrás de un «comité de protocolo» ficticio para excusar sus manipulaciones y realiza pruebas que tienen un método científico defectuoso.

Al igual que Holmes, está encerrado en un camino que lo llevará a la gloria o a la sala del tribunal. «Esto es algo de la frontera», le dice a Verlaine, a modo de disculpa por su aplicación del alucinante «Darkenfloxx».

En una conversación reveladora con Jeff, admite que la instalación es una prisión tanto para él como para los sujetos de prueba. Simplemente no hay vuelta atrás.

Basado en una historia corta de 2010 del autor de Lincoln in the Bardo, George Saunders, el material fuente de Spiderhead fue profético en el uso de pruebas de drogas como metáfora para las manipulaciones de las redes sociales y la tecnología móvil.

En Spiderhead, el objetivo aparente de modificar las emociones encubre una intención mucho más oscura: el control encubierto de los pensamientos y la creación de un ciudadano obediente.

Significativamente, los sujetos de prueba deben decir «reconocer» antes de que se puedan administrar los medicamentos, una palabra directamente de los términos y condiciones de nuestras aplicaciones. En un momento de comprensión, Jeff se pregunta: «¿Por qué seguimos diciendo que sí?»

El entorno de prueba recuerda investigaciones como el experimento de la prisión de Stanford y el trabajo de Stanley Milgram, que investigó la disposición de los sujetos de prueba a seguir órdenes.

Sus hallazgos sugirieron que en el entorno adecuado y con una figura de autoridad adecuada al mando (como un científico o un guardia de la prisión), las personas se volverían obedientes ciegamente. Sin embargo, Abnesti es un manipulador más moderno y sus métodos más sutiles.

En muchos sentidos es similar al John Hammond de Jurassic Park de Richard Attenborough, un hombre de negocios cuyos planes para la comercialización de un producto científico superan todas las consideraciones éticas.

Abnesti es también una versión en la sombra de Flynn de Tron

Spiderhead y una nueva era de genios tecnológicos en el cine

En su apropiación del lenguaje de la nueva era para encubrir motivos cínicos. Habla sobre el amor, la paz y hacer del mundo un lugar mejor a través de su tecnología.

Pero hemos escuchado las mismas palabras de los líderes tecnológicos del mundo real ante varios comités, justificando sus inventos y el caos que han causado. Se parecen más al viejo Flynn de Tron: Legacy de Kosinski, inventores cuyas creaciones han excedido su control. Todo lo que queda es una justificación retrospectiva de algunas decisiones muy malas.

En última instancia, el nuevo tipo de genio que vemos en las películas refleja nuestra relación cada vez más problemática con las personas que ejercen el poder tecnológico.

En el mejor de los casos, son antihéroes en lugar de las figuras paternales de Einstein o Doc Brown, aunque tal vez eso siempre fue una fantasía ingenua. Después de todo, los descubrimientos de Einstein allanaron el camino para el desarrollo de la bomba atómica.

Sería más fácil retroceder en el tiempo que volver a meter a ese genio en la botella. La elección de estrellas magnéticas como Hemsworth y Seyfried para retratar a estos nuevos magnates de la ciencia es una descripción precisa de la forma en que se construyen a sí mismos en el mundo real.

En el caso de Elizabeth Holmes, el estatus de “genio” era una construcción completa, sostenida por la aplicación de mucho dinero y amigos influyentes.

Que los genios y visionarios del cine de hoy tengan mucho más poder estelar que los bichos raros de antaño es sin duda un reconocimiento de su creciente estatus. Estos son los nuevos multimillonarios cuyas vidas solo podemos soñar.

Si bien los inventos caseros en Back to the Future y Honey, I Shrunk the Kids llevaron a escenarios fantásticos, eventualmente podrían arreglarse. Las creaciones de nuestros nuevos genios de la tecnología, tanto en el cine como en la vida real, tienen consecuencias trascendentales que son más difíciles de corregir.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.