Take a fresh look at your lifestyle.

Cómo la ‘Operación Picadillo’ presagia la creación de James Bond

0

El creador de James Bond, Ian Fleming, es interpretado por Johnny Flynn en la película. Operation Mincemeat cuenta la historia de quizás la mayor falsificación en la historia militar.

Los oficiales de inteligencia británicos Ewan Montagu Colin Firth, Charles Cholmondley Matthew Macfadyen, Ian Fleming (Johnny Flynn) y Jean Leslie (Kelly Macdonald), adscritos al Almirantazgo durante la Segunda Guerra Mundial, idean un plan improbable para evitar que las fuerzas alemanas de reforzar sus tropas en Sicilia, el principal punto de acceso de las fuerzas aliadas a Europa en 1943.

Con la aprobación de Winston Churchill (Simon Russell Beale) y su superior inmediato más escéptico, John Godfrey (Jason Isaacs), el grupo accede a plantar el supuesto cadáver de un soldado británico en una playa de la España fascista.

El cadáver llevará documentos falsos sobre una invasión aliada ficticia de Grecia

El éxito del plan, denominado Operación Mincemeat, depende de si las autoridades españolas entregarán esta información errónea a los funcionarios de inteligencia alemanes en Berlín, y si los alemanes caerán en la trampa y descuidarán los refuerzos militares en Italia, salvando involuntariamente miles de vidas aliadas en el proceso.

Pero, aunque gran parte de la película se centra en el enfrentamiento personal y profesional entre Montagu y Cholmondley en el Admiralty competitivo y lleno de sospechas en tiempos de guerra, es el distante pero humorístico Ian Fleming de Flynn, futuro escritor de James Bond novelas, que concibe y propone la propia OPERACIÓN PICADILLO.

Su amplio conocimiento del espionaje deriva en parte de su amor por las historias de espionaje. Fleming se convierte en el observador y narrador no oficial de la película mientras narra la extravagante y verdadera historia que terminaría siendo tan crucial para la causa aliada.

Sus capacidades narrativas y sus reflexiones sobre la naturaleza de la verdad, presagian en última instancia su éxito como escritor de convincentes novelas de espías y el creador de un «hombre sin identidad» muy interesante: James Bond/007, el antihéroe de la ficción de mediados de siglo.

El audaz plan en el corazón de la Operación Mincemeat se convierte así en una prueba de la capacidad literaria de Fleming para engañar. El funcionamiento interno de la empresa, al parecer, permite que florezcan sus impulsos creativos.

Crucialmente, y a pesar de las dudas de sus colegas y la desafortunada decisión ejecutiva de usar el cuerpo de un vagabundo galés como el «soldado británico» plantado, Fleming entiende que desarrollar una identidad elaborada para el cadáver, paradójicamente, hará que el hombre sea más vívido.

Cuanto más elaborada sea la ficción, más convincente parecerá la vida del soldado «encontrado» a quien encuentre su cuerpo, y más eficaz será el plan. En última instancia, la totalidad de la operación de inteligencia depende de si la ficción meticulosamente construida de Fleming es lo suficientemente convincente como para engañar a las autoridades españolas y alemanas, y si su creación cuidadosa puede promover un engaño mayor que salvará vidas británicas y estadounidenses.

¿Se aceptará la ficción de la Operación como un hecho?

James Bond

¿En qué momento la especulación se endurecerá en verdad para los españoles y los alemanes, recibiendo e interpretando la información falsa? La creciente comprensión del observador Fleming de que esta «verdad» es en última instancia insignificante en tiempos de guerra indica la tensión sostenida en la película entre la realidad y la ficción.

Y la naturaleza emocionalmente exigente de los momentos finales de la Operación es un testimonio de lo arduo que puede ser navegar por la diferencia entre la verdad y la invención, particularmente en un clima de secreto como el Almirantazgo en tiempos de guerra.

Entonces, es apropiado que el famoso futuro personaje de Fleming, James Bond, emerja más tarde como una especie de camaleón, un inglés pulido pero volátil cuya habilidad para mezclarse con su entorno ayudaría a orquestar los engaños de la posguerra del MI6.

Como muchos espías, el éxito de James Bond proviene de su capacidad para mantener una imagen y una ficción agradables y útiles para aquellos con los que trabaja, incluso cuando los está engañando. Esta ficción, como diría Fleming, surge no solo por la facilidad con que se oscurece la verdad en tiempos de guerra, sino también por necesidad y conveniencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.