Cómo Adam Sandler trasciende los clichés de las comedias románticas en ‘Punch-Drunk Love’

El actor Adam Sandler rompe todos los tropos en esta comedia romántica de 2002 de Paul Thomas Anderson.

Cuando se anunció en 2000 que Paul Thomas Anderson había elegido a Adam Sandler como el protagonista romántico de su película Punch-Drunk Love, los críticos de todo el mundo se sorprendieron. Incluso el propio Sandler admite que se mostró escéptico ante la elección, pensando que arruinaría la película. Sin embargo, los instintos de Anderson demostraron ser muy agudos para el tono de esta comedia romántica poco convencional.

Punch-Drunk Love sigue a Barry Egan (Sandler), un vendedor de desatascadores de inodoro socialmente incómodo que pasa sus días tratando de evitar el abuso de sus hermanas en el trabajo, pero descubre que su rutina mundana se pone patas arriba cuando conoce a la cautivadora Lena (Emily Watson).

Adam Sandler

Sandler podría haber caído en la trampa de interpretar a un hombre unidimensional y solitario que ocasionalmente se enoja por su incapacidad para encontrar el amor. Sin embargo, todo, desde sus expresiones vulnerables hasta su entrega rápida, a veces repetitiva, crea una actuación impredecible y que trasciende una multitud de clichés de comedia romántica.

Si bien gran parte de los rasgos únicos y complejos del personaje de Barry se pueden atribuir a la escritura de Anderson, es la actuación genial de Sandler la que rompe todas las expectativas.

Comedias románticas de Adam Sandler

A menudo, en las comedias románticas, surge uno de los dos tipos de personalidades dentro de los protagonistas masculinos: el encantador extrovertido y ruidoso, como el carismático político Chris Marshall (Ralph Fiennes) en Maid in Manhattan, o el romántico introvertido y empedernido, como Rick Blaine (Humphrey Bogart) en Casablanca.

Este último a menudo es inquietante y misterioso, pero al igual que el extrovertido, tiene un ingenio rápido y una forma fluida de hablar con sus intereses amorosos. A través de la intrigante actuación de Sandler, no parece caer en ninguna categoría y, en cambio, trae un personaje sin precedentes a la mesa.

A lo largo de la película, el ritmo vertiginoso, a menudo monótono, de Sandler se siente como una forma de hablar de la corriente de la conciencia. A medida que la audiencia va conociendo a Barry, se hace evidente que la razón por la que habla demasiado rápido es que está extremadamente nervioso por la forma en que se presenta ante la gente.

En una de las primeras escenas, cuando trata de conversar con su cuñado Walter (Robert Smigel), dice erróneamente «Los negocios son muy buenos» en lugar de «buenos».

Cuando su hermana Elizabeth (Mary Lynn Rajskub) lo llama, Barry intenta esbozar una sonrisa y reírse. Sin embargo, Sandler acelera el ritmo de sus diálogos y mueve su cuerpo de manera incómoda, enfatizando el miedo que consume a Barry con la interacción social.

Como el personaje de Barry se establece en el primer acto, Sandler hace que la sensación de frustración interna de Barry se sienta visceral. Cuando sus hermanas abusan verbalmente de él por teléfono, Sandler podría haber optado por retroceder e indicar una molestia explícita.

Adam Sandler

En cambio, se sienta allí y lo toma, su expresión a menudo en blanco se debilita mientras trata de luchar contra su dolor. Se desvía del típico protagonista masculino que podría ser simplemente incómodo. El Barry de Sandler no solo es socialmente incómodo, sino que ha hundido a su personaje en su propio dolor como un pozo del que no puede salir.

Además, cuando Barry habla, sus ojos se mueven rápidamente mientras evita el contacto visual directo con quienquiera que se esté dirigiendo, destacando la inmensa dificultad que tiene con la vulnerabilidad.

Uno de los ejemplos más interesantes es cuando está en su primera cita con Lena y le cuenta un chiste

A lo largo de cada latido de la preparación y el remate, Barry mira directamente a su plato. Habla rápido, como si no hubiera un solo punto entre oraciones.

Esto está lejos de la entrega típica, lenta y mesurada de un protagonista encantador en una comedia romántica clásica.

Esta intensa falta de vulnerabilidad y, como admite Barry en una escena anterior, el autodesprecio, es increíblemente raro en los protagonistas románticos. Sandler empuja los límites de la incomodidad de Barry en estos primeros momentos, creando un personaje cuya soledad puedes comenzar a sentir irradiando desde la pantalla.

Otro cliché común que se encuentra en muchas comedias románticas es que el protagonista a menudo está explícitamente desesperado por el amor. De hecho, intentan encontrarlo una y otra vez, tienen varias citas, se acuestan con diferentes personas y hacen gestos, a menudo sin éxito.

Por ejemplo, el soltero de mediana edad Cal Weaver (Steve Carell) en Crazy, Stupid, Love se embarca en un viaje de sexo y romance con varias mujeres, a menudo compitiendo por su afecto, antes de darse cuenta de que todavía está enamorado de su ex esposa.

Sin embargo, lo interesante de Barry es que, a medida que avanza la película, queda claro que, si bien necesita amor, al principio no intenta encontrarlo. Más allá de esto, la actuación de Sandler crea otra capa sutil para Barry, que es que evita activamentela perspectiva de la intimidad.

Desde la primera secuencia, es evidente que el amor no forma parte de la vida de Barry

Anderson no solo lo enmarca para hacerlo parecer extremadamente aislado, Sandler amplifica esto en la forma en que Barry habla.

Cuando Elizabeth le dice que tiene una amiga agradable y atractiva que podría ir a la cena esa noche, Barry simplemente dice: “¡Sí! No quiero hacer eso.

Mientras su hermana lo interroga y él trata de encontrar excusas de por qué no puede asistir, el lenguaje corporal de Sandler comienza a cambiar. Se pone las manos en las caderas para tratar de mantenerse firme, pero sus cejas fruncidas lo hacen parecer asustado y preocupado.

Esto comienza a hacer evidente que la realidad de una mujer en la vida de Barry es completamente aterradora. En una escena posterior, cuando asiste a la cena y le pregunta a Elizabeth: «¿Dónde está tu amiga?», Hay un pequeño momento en el que parece que Barry podría haber estado interesado en conocerla. Sin embargo, cuando Elizabeth le dice que no pudo asistir, Barry responde sin dudarlo: «¡Gracias!».

En la superficie, evita el amor, pero a través de su entrega queda claro que por dentro lo anhela. No puede simplemente buscar el amor, sin embargo, primero debe luchar contra este impulso que tiene de evitar la intimidad.

Es la dicotomía constante dentro de la actuación de Sandler lo que ilustra el conflicto interno de Barry y lo desvía del protagonista masculino exagerado que simplemente quiere amor. sin embargo, primero debe luchar contra este impulso que tiene de evitar la intimidad.

Es la dicotomía constante dentro de la actuación de Sandler lo que ilustra el conflicto interno de Barry y lo desvía del protagonista masculino exagerado que simplemente quiere amor. sin embargo, primero debe luchar contra este impulso que tiene de evitar la intimidad.

Es la dicotomía constante dentro de la actuación de Sandler lo que ilustra el conflicto interno de Barry y lo desvía del protagonista masculino exagerado que simplemente quiere amor.

Esta idea se conecta con otro cliché que Sandler supera en la película

A menudo, en las comedias románticas, hay dos tipos de conflictos que se interponen entre los intereses amorosos.

Si no es «odio a primera vista» como la memorable apertura de Cuando Harry conoció a Sally, es amor a primera vista, en cuyo caso hay un obstáculo externo problemático que se interpone en su camino (en Notting Hill, ella es una famosa actriz de Hollywood, y es un completo desconocido).

Por el contrario, el único obstáculo que se interpone entre Barry y el amor es él mismo. Si bien Sandler podría haber tomado la ruta simple de retratar a Barry simplemente evitando a Lena hasta que no lo haga, hay un tira y afloja mucho más interesante dentro de su personaje.

Adam Sandler

Tan pronto como Barry ve a Lena acercándose a él por primera vez, comienza a beber su café casi sin control. Cuando Lena se acerca a él, casi se precipita hacia la salida más cercana.

Si bien Sandler podría haber jugado esto de una manera tonta y exagerada, se asegura de que Barry parezca estar tratando de hacerlo bien. Además, en las primeras palabras de Barry a Lena, repite sus oraciones y mira a lo lejos como si tuviera un lugar donde estar.

Es una escena sutil y divertida que destroza por completo toda idea de un «encuentro lindo». En una escena posterior, Lena regresa a su lugar de trabajo y le pregunta si la recuerda.

Al igual que en su primer encuentro, trata de actuar con tranquilidad diciendo «¡Sí, quiero!», pero su entrega es en la voz más extraña y cantarina. Este cambio entre tratar de ser indiferente y tratar de ser atractivo se siente más auténtico que el encanto imposible de la mayoría de los protagonistas románticos cliché. Solo alguien con un fuerte sentimiento cómico como Sandler podría haber logrado la naturaleza entrañable de cada una de las escenas de Barry.

Por último, un cliché importante que se ve en las comedias románticas es el del gesto grande y extravagante. A menudo, estos gestos se colocan hacia el final de una película, después de que el protagonista masculino ha perdido a la chica y está desesperado por recuperarla, como cuando Alex (Hugh Grant) canta una canción de Sophie en un concierto frente a miles en Música. & Letra.

La versión de Barry de esto es completamente diferente, y la actuación única de Sandler amplifica su extraña forma de afecto con Lena. El primer momento en que esto se destaca es cuando Barry sigue a Lena a Hawai, y los dos duermen juntos por primera vez.

Cuando están en la cama, la ira de Barry y los episodios de violencia con las ventanas se manifiestan en el amor por Lena. Sandler baja la voz de Barry mientras le dice suavemente que quiere «aplastarle la cara porque es muy linda», y ella responde de inmediato: «Quiero masticar tu cara, sacarte los ojos y comértelos».

Queda claro en este momento que Barry y Lena son paralelos debido a lo poco convencional que es su afecto mutuo. Además, a través del suave asentimiento con la cabeza y el tono cuidadoso de Sandler, se da cuenta de que ha encontrado a alguien que habla su idioma.

Cuando Emily es atropellada por un automóvil y termina en el hospital, Barry comete el error de dejarla allí, lo que indica su escena de «separación», que es un elemento crítico de cualquier comedia romántica. Cuando más tarde la encuentra y se disculpa, se besan.

En una película cliché, este beso podría haber sido su momento de redención, o tal vez su gran gesto final. Sin embargo, inmediatamente después de besarse, Barry hunde la cabeza en sus brazos y comienza a llorar.

Esta intensa vulnerabilidad es casi desconocida en los protagonistas masculinos románticos. Sandler amplifica la rareza al realzar su propia incomodidad dentro de la escena. Esto rompe aún más el cliché hipermasculino que se ha vuelto tan repetitivo en el género romántico.

Punch-Drunk Love consolidó a Sandler como un actor verdaderamente versátil. En cada movimiento corporal incómodo y cada repetición de sus palabras, Sandler encarna completamente a Barry, sin mostrar ni una sola vez su vulnerabilidad hasta los momentos finales de la película entre él y Lena.

Es difícil imaginar esta película sin Sandler arrasando con cada cliché de comedia romántica con su humor extraño y su encanto inusual. Tal vez haya otra colaboración de Anderson-Sandler en el horizonte, y si la hay, será divertido volver a visitar sus raíces en esta encantadora historia.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *